Cierra los ojos, la brisa fresca del mar

En apenas media hora para llegar a las playas del Mar del Norte (en inglés) de Zandvoort o Bloemendaal, donde la arena dorada con flecos la inmensidad del mar azul, por lo que el ojo puede ver. Aquellos que gustan de activos operados, viniendo en la costa de Holanda del Norte con sus instalaciones innumerables deportes acuáticos y de viento también su dinero.

En la playa holandesa cada día es diferente. La única vez que proporciona el sol y el viento para los ojos llorosos. La otra vez que son preciosas en la cálida arena y el sol estropea la piel. La amplia playa, el mar limpio y muchos cafés (en inglés) de la playa para el café, el almuerzo y la cena son típicos de la costa holandesa.

Las dunas holandesas

¿Sabe qué es lo que hace tan especiales a las dunas? Que son una especie de “tierra de nadie”, un híbrido entre mar y tierra firme. En cuanto deje la playa –el viento alborotándole el cabello y el sonido atronador de las olas rompientes – y se dirija a las dunas, se sentirá invadido por una gran sensación de serenidad. Y sin embargo, las dunas están inextricablemente unidas a Holanda. Protegen el país contra el mar, ya que, como seguramente ya sabe, un tercio de Holanda está por debajo del nivel del mar. La vegetación hace que las dunas arenosas sean capaces de soportar las embestidas del mar. Y además, contemplar la flora y fauna hace que pasear por las dunas (en inglés) sea tan especial. No es de extrañar que los holandeses las cuiden con tanto mimo. 

En la zona entre Zandvoort y IJmuiden se encuentra el parque natural de Zuid-Kennemerland (en inglés), una extensión de unas 38 hectáreas de dunas. En este área viven cientos de especies de pájaros, ciervos, conejos y corzos, así como grandes rumiantes como vacas de las Highlands, e incluso un pequeño número de bisontes.

Bloemendaal

Bloemendaal (en inglés) es una auténtica joya entre las costas holandesas. Lugar de culto entre los fanáticos del sol más a la moda, sus locales y restaurantes playeros están decorados con un estilo muy actual. Aquí la gente viene a relajarse, a tomar un cóctel, y a echar unos bailes durante la noche. ¿Busca algo más de paz y tranquilidad? Siga caminando hacia el norte, aquí encontrará un pabellón con zona de baño para nudistas.

Zandvoort

La oferta de ocio de Zandvoort (en inglés) es de lo más completo y variado: espacios naturales de ensueño con playas, mar y dunas, un animado paseo marítimo repleto de tiendas y restaurantes, un pequeño pero encantador centro urbano, y hasta un circuito de carreras y varios centros de belleza y salud. ¡Venga a visitar el balneario más antiguo de Holanda! Pasea por el bulevar de la playa, contempla a la gente que pasea por el paseo marítimo, disfruta de las tiendas y de ir de una terraza a otra. Esta variedad sorprendente es la que te inspira a visitar este antiguo pueblo marítimo de Holanda. Incluso a la princesa Sissi, hace unos 130 años, le encantó pasar unas vacaciones en Zandvoort con sus hoteles de lujo así como restaurantes y bares agradables. Si estás buscando aún más diversión, combina tu visita a la playa con una carrera de coches en el circuito de Zandvoort. ¿Busca algo más relajante? Déjese mimar en cualquiera de los centros de belleza de Zandvoort. Para hacerse un peeling, disfrutar de una sauna o darse un tratamiento de belleza: ¡se sentirá como nuevoa!