Historia

El arquitecto Hendrick de Keyser construyó la iglesia en estilo renacentista, caracterizado por combinar el ladrillo y la piedra. La torre lleva en su alto la corona imperial de Maximiliano I de Austria, ofrecida a la ciudad como símbolo de gratitud por su lealtad a los príncipes austro-borgoñeses. La Westertoren ha inspirado un gran número de canciones y poemas holandeses, y hoy sigue siendo todo un símbolo de la ciudad.

Unos 50 años después de su consagración, en 1686, la iglesia obtuvo su primer órgano, construido por Roelof Barentsz Duyschot. Las pinturas de sus postigos son obra de Gerard de Lairesse. En 1669 fue enterrado aquí Rembrandt van Rijn, al igual que su hijo Tito, un año más tarde. Ana Frank escribió su diario a muy poca distancia de la Westerkerk. Desde el escondite secreto donde se ocultó con su familia podía verse la torre de esta iglesia. Finalmente, en 1966, la reina Beatriz y el príncipe Claus contrajeron matrimonio en la Westerkerk.

La Westerkerk fue restaurada completamente entre los años 1985 y 1990.