Alquilar una bicicleta en Ámsterdam

Ir en bicicleta es una manera fácil, entretenida y eficiente de recorrer Ámsterdam, ¡tal como hacen muchísimos de sus habitantes! Aunque solo se pedalee durante unas pocas horas, ir en bicicleta es una experiencia imprescindible en Ámsterdam. Dele un vistazo a nuestra lista de ubicaciones de alquiler de bicicletas en Ámsterdam (en inglés) para inspirarse. Y tenga presente que la I amsterdam City Card también le ofrece descuentos en algunas empresas de alquiler de bicicletas.

Excursiones en bicicleta por Ámsterdam 

Suba al sillín y realice una activa excursión en bicicleta por Ámsterdam. Elija entre los muchos guías locales para una experiencia adaptada a sus gustos e intereses, ya sean la gastronomía holandesa, la arquitectura moderna o los monumentos históricos. Explore una selección de las excursiones en bicicleta disponibles (en inglés).

Rutas de ciclismo en la zona de Ámsterdam

Por supuesto, siempre puede optar por ir a su aire, explorando Ámsterdam y sus alrededores con sus familiares y amigos si así lo prefiere. I amsterdam le ofrece una amplia gama de rutas de ciclismo (en inglés), incluyendo mapas e instrucciones. O diríjase al I amsterdam Visitor Centre más cercano y coja un mapa usted mismo.

Ciclismo con seguridad en Ámsterdam

Ir de excursión en bicicleta y explorar hermosos lugares puede sonar muy divertido, pero es posible que no se haya subido a una bici desde hace años, y que por tanto se sienta un poco nervioso ante la perspectiva de lanzarse a recorrer una ciudad completamente nueva sobre ruedas. Pues tenemos buenas noticias para usted: Ámsterdam es una de las ciudades más adaptadas al ciclismo del mundo entero. Cuenta con una gigantesca red de vías ciclistas. Y si necesita practicar un poco, puede comenzar en un parque, con tranquilidad y lejos del tráfico. Por supuesto, cuando esté listo para comenzar su excursión, es buena idea tener presentes algunas normas básicas:

  • Permanezca en su carril: use el carril bici en el extremo derecho de la carretera, que está marcado con líneas blancas y símbolos de bicicleta.
  • Observe las normas de circulación: respete los semáforos y señales de tráfico, no transite por las sendas de peatones, calles comerciales, aceras ni autovías.
  • Haga señas: indique que se dispone a cruzar extendiendo la mano.
  • Luces durante la noche: es un requisito legal que la bicicleta cuente con luces frontales (blancas) y traseras (rojas) para transitar durante la noche.
  • Este atento al tráfico que le rodea: especialmente ciclomotores, taxis y furgonetas grandes, que pueden no verle si está pedaleando en su punto ciego.
  • Tenga cuidado con los raíles del tranvía: los neumáticos pueden quedarse atascados en los raíles fácilmente. Es mejor cruzarlos en un ángulo pronunciado.
  • Asegúrela al aparcar: póngale siempre candado a su bicicleta, y encadénela a algo inamovible. Siempre es aconsejable usar un punto de anclaje para bicicletas.
  • Deles espacio a los demás ciclistas: no vaya en paralelo con más de un ciclista, mantenga la velocidad de los demás ciclistas, y párese para hablar por teléfono o consultar el mapa.
  • Evite las horas pico: entre las 08:00 y las 09:00 o entre las 17:00 y las 18:00 hay miles de bicicletas en la carretera, lo que suele producir largas colas en las esquinas. Si no tiene prisa, espere a que pase la hora pico.
  • No haga como los vecinos: los habitantes de Ámsterdam son famosos por su tendencia a no respetar las normas, como saltarse semáforos o circular de noche sin luces. ¡No siga ese ejemplo!