Oostelijke Eilanden

Oostelijke Eilanden (el Puerto Este) está rodeado de aguas relucientes por todos sus costados, convirtiéndole en un espectáculo delicioso de admirar. Con el Scheepvaartmuseum recordando a los pioneros marítimos del pasado, sus espíritus aventureros parecen pervivir en su arquitectura moderna y original y en sus almacenes históricos convertidos en centros culturales.

La información sobre este sitio web está en Inglés.

Oferta cultural verdaderamente moderna en Ámsterdam

El Oostelijke Handelskade es el corazón del Oostelijk Havengebied. En la ribera se levanta el espectacular auditorio Muziekgebouw aan ’t IJ, que ofrece un programa de conciertos de música contemporánea (y a veces clásica) de la máxima calidad, y la sala de jazz Bimhuis (adosada a una de los laterales del Muziekgebouw como una caja de zapatos negra). Ello seguido de una llamativa fila de pakhuizen – antiguos almacenes construidos a finales del siglo XIX y que hoy, tras sufrir una importante renovación, albergan una gran variedad de oficinas, estudios y áreas culturales.

Puerto de la arquitectura y el diseño

La Terminal de Pasajeros de Ámsterdam, un hermoso edificio de cristal construido en forma de ola, rebosa casi siempre de turistas procedentes de cruceros que vienen y van, y de visitantes de conferencias y eventos. Para cruzar desde la Isla de Borneo hasta la península de Sporenburg, los peatones tienen que pasar por un puente bastante distintivo: el Pythonbrug (“puente pitón”). Este puente de 90 metros de longitud y feroz color rojo se retuerce como una serpiente y termina en la Scheepstimmermanstraat, un área en el que a los residentes se les permite diseñar sus propias casas. Sin embargo, es posible encontrar arquitectura aún más sorprendente en la Isla de Java, con sus canales contemporáneos y sus nueve imaginativos puentes, y en la Isla KNSM, con sus bloques residenciales de formas imposibles.

Salir a come

El área también tiene algunos lugares destacados para salir por la noche: desde restaurantes a clubs. Y si quiere pasar el tiempo rodeado de lujos de sol a sol, puede cenar el Lloyd Hotel, un establecimiento situado en lo que fue un reformatorio para jóvenes delincuentes, y en cuyos interiores han dejado marca famosos diseñadores, artistas y arquitectos.