Ámsterdam: una ciudad muy natural

Mucho antes de que palabras como “ecología” o “conservación” llegasen a nuestro vocabulario, Ámsterdam ya era conocida por su interés por la naturaleza. Por ejemplo, los marineros volvían de sus viajes con plantas y animales exóticos, que luego eran catalogados aquí por los científicos. El zoo de Ámsterdam data de 1838 y tiene una colección de más 15 millones de insectos, pájaros, amfibios y reptiles. Este museo está situado en el edificio del acuario del Zoo Artis. Además, los alrededores de Ámsterdam ofrecen una gran variedad de paisajes con una fauna muy interesante.

Amsterdamse bos – el pulmón verde de Ámsterdam

Ámsterdam es una de las ciudades más verdes de Europa, y apuesta de manera activa por la sostenibilidad. El Amsterdamse Bos es uno de los parques más grandes de Europa, con más de 150 variedades autóctonas de árboles y 200 especies de pájaros. Creada en 1934 como un proyecto de reforestación, el Amsterdamse Bos (Bosque de Ámsterdam) tiene una extensión de 1.000 hectáreas que da cobijo a conejos, ardillas, ranas, y pájaros carpinteros. Plantas raras como las orquídeas salvajes pueden observarse entre los juncos. En el jardín botánico encontrará todas las especies que crecen en este parque.

Espacios acuáticos

La gran variedad en los paisajes de Ámsterdam y las áreas circundantes son ideales para explorarlos a pie o en bici. Le recomendamos una visita a Ilperveld, cerca de Landsmeer, en sus islas podrá admirar animales y plantas muy variados. También podrá hacer senderismo, picnic junto a las aguas, alquilar kayaks, canoas y barcos de remo. Una ruta en bicicleta de 7 Km le llevará por sus paisajes hasta llegar al centro de visitantes de Ilperveld. El área de las marismas cuenta con maravillosos paisajes rebosantes de pájaros, peces y pequeños mamíferos como ratones y murciélagos.

Paisajes de dunas cerca de Ámsterdam

Los paisajes de dunas, como los que se pueden encontrar en el Parque Natural de Zuid Kennemer son simplemente impresionantes. Ideales para todo tipo de actividades al aire libre como el senderismo o los paseos en bicicleta y a caballo, o incluso la natación. Cabe destacar las especies de flora y fauna que viven en estos espacios relativamente vírgenes, como extraordinarias especies de setas. Zorros, conejos y ardillas comparten paisaje con las vacas Highlanders escocesas. En Holanda hay más de un millar de estos ejemplares, ¡más que en la propia Escocia!

Lange Bretten – el Ámsterdam más salvaje

Lange Bretten es conocida como el último reducto salvaje de Ámsterdam. De Lange Bretten tiene medio kilómetro de ancho y diez de largo, lo que le hace tres veces más grande que el Vondelpark. En este parque cazan majestuosas rapaces como ratoneros y halcones, y que sus aguas habitan ranas, sapos y peces. Recorrer sus caminos embarrados (¡atención al calzado!), y contemplar los meandros que surcan el área es algo realmente único.

La flora, fauna y paisajes naturales de Ámsterdam harán las delicias de todo amante de la naturaleza.