Al darse cuenta del interés que despertaba en la gente su manera única de vivir, en 1997 los propietarios decidieron convertir esta casa barco en museo. El barco todavía da la impresión de que en su interior vive gente, y ofrece el ejemplo perfecto acerca de los beneficios e incomodidades de la vida diaria sobre el agua.