La resistencia holandesa

La resistencia en Holanda cobró muchas formas: desde pequeños gestos, como colocar sellos con la cara de la reina en el salón, hasta actividades tan peligrosas como hacer labores de espionaje para los aliados, ayudar a gente a ocultarse bajo tierra, o distribuir periódicos ilegales para mantener a la población informada. El museo documenta una gran variedad de estas actividades de manera reflexiva y conmovedora.

 

Exposición permanente

Las exposiciones de este museo son interactivas, e incluyen un gran número de objetos fascinantes, como documentos de identificación falsos, prensas para la impresión de periódicos clandestinos, y accesorios de espía. La exposición permanente transporta a sus visitantes hasta los años 30 y 40, con sus escenas a tamaño natural e interiores reconstruidos de hogares holandeses. Para obtener una información más detallada, los visitantes pueden utilizar unas guías móviles totalmente gratuitas y disponibles en holandés, inglés, alemán, francés y español.