Historia
Rembrandt compró esta casa den 1639, cuando estaba en la cima de su fama. En 1656 se declaró en bancarrota, y todas sus posesiones de valor, entre las que se incluía una extensa colección de arte y objetos raros, fueron subastadas. Un notario elaboró una lista de todas sus posesiones, de ahí que conozcamos con exactitud cómo estaba decorada la casa en tiempos de Rembrandt.

Los interiores históricos han sido restaurados hasta recuperar su gloria de antaño, y amueblados con artículos y obras de artes de la época del maestro. Paseando por sus salas del siglo XVII, el visitante puede sentir qué se sentía al vivir como lo hacía Rembrandt. Podrá ver dónde nació su hijo Titus, el taller en el que imprimía sus grabados, y por supuesto: el estudio del maestro. El museo muestra aproximadamente 250 grabados de Rembrandt, así como pinturas de sus predecesores y discípulos.