Tolerancia de fe

Durante más de doscientos años, el ático de esta casa sirvió como iglesia parroquial para los católicos del centro de la ciudad. Como es evidente, las autoridades protestantes conocían la existencia de esta iglesia oculta, pero decidieron mirar a otro lado. La política de entonces en Ámsterdam era la de tolerancia con los diversos credos existentes en la ciudad.

Exposiciones sorprendentes

Hoy, la iglesia y la casa de Nuestro Señor en el ático son el escenario de una serie de exposiciones sorprendentes relacionadas con la religión y el arte contemporáneo. Se trata del museo más antiguo de la ciudad, después del Rijksmuseum.