Bellezas de Oriente

¿Sabía que tulipán significa, literalmente, “turbante”? Los tulipanes proceden del área deTurquía, Irán, Pakistán, Afganistán y otras regiones del Asia central. Pero sin duda la fama internacional del tulipán nació en Holanda en 1593, cuando Carolus Clusius se convirtió en profesor de botánica en la Universidad de Leiden. Carolus había vivido anteriormente en Viena, precisamente la puerta de entrada del Imperio Otomano. Al instalarse en Leiden plantó sus primeros tulipanes. La fama de esta flor exótica se extendió rápidamente, causando furor entre las clases privilegiadas.

¡Mi reino por un tulipán!

Pronto surgieron las primeras competiciones entre los productores para producir los ejemplares más bellos. Las variedades más apreciadas eran aquellas en colores fuertes, en varios colores, o con líneas o llamas –irónicamente, ahora sabemos que estas variaciones son imperfecciones causadas por un virus del tulipán. ¡Una prueba más de que la belleza está en los ojos del que mira!

Tulipomania

Los tulipanes se convirtieron en un artículo de lujo y en símbolo de estatus social. La gente pagaba enormes sumas de dinero por un simple bulbo, lo que hizo que los precios subieran enormemente: la fiebre del tulipán se extendía por el país. Los más avispados vieron en ellos una forma rápida y fácil de hacer dinero, y en 1636 se crearon las primeras acciones para invertir en bolsa. Pese a los intentos de las autoridades de frenar esta locura, la gente vendía todas sus posesiones para invertir en bulbos de tulipán. Los más vendidos eran los tipos Semper Augustus y Viceroy, y en 1635 se alcanzó el récord: 100,000 florines por tan sólo 40 bulbos - ¡el equivalente a más de 10 veces el salario de un trabajador!

12,000 hectáreas de bulbo de tulipán

Evidentemente, esta situación no podía mantenerse por mucho tiempo. Hacia finales de 1637, el mercado se colapsó, dejando a la mayoría de los comerciantes con un palmo de narices. En la actualidad, la “fiebre del tulipán” o “Tulipomanía”, son términos utilizados para denominar una burbuja económica de corta duración. Menos locos ahora que entonces, los productores holandeses siguen dominando el mercado mundial del bulbo del tulipán. En Holanda se cultivan 12,000 hectáreas de bulbo de tulipán, y el 70% se produce como flores frescas.

El museo del tulipán

Para saber más sobre toda esta singular aventura comercial, no se pierda el Museo del Tulipán, en el barrio del Jordaan. En este museo conocerá todos los detalles de la fascinante historia horticultural de Holanda.

¿Loco/a por los tulipanes?, Venga a visitar el Keukenhof , situado en el Bollenstreek (área de los tulipanes). Y para presenciar la versión moderna de las subastas no sólo de tulipanes sino también de flores procedentes de todo el planeta - , venga a ver la subasta de flores de Aalsmeer. Una experiencia de lo más florida.

Pero la fiebre del tulipán no acaba aquí: en el mes de abril se celebran en Ámsterdam los Días del Tulipán... ¡no se los puede perder!.