Orígenes

Si se preguntaba si la cerámica de Delft y la porcelana china Ming tienen algo en común...¡ha acertado! La porcelana fue durante muchos siglos un producto al alcance de los más ricos. Pero a principios del siglo XVII, los holandeses conocieron la porcelana procedente de China, haciéndose ésta tan popular, que los alfareros locales tuvieron que inventar algo para salvar sus negocios. Empezaron a imitar estas porcelanas, cambiando las escenas orientales por estampas holandesas, dando origen a la mundialmente conocida porcelana de Delft.

Fábricas de Delft

Como habrá adivinado, la cerámica de Delft procede de esta ciudad. Entre los años 1600 y 1800, Delft se convirtió en uno de los productores cerámicos más importantes de Europa. Los productos de Delft han sido un importante producto de exportación de Holanda durante los últimos 400 años, y el “Delftse Blauw” es famoso en todo el mundo. La Real Fábrica de Delft (Koninklijke Porceleyne Fles) es la única fábrica que produce cerámica el Delft Azul original. Delft y sus fábricas se pueden visitar muy cómodamente desde Ámsterdam.

Siguiendo el rastro blanco y azul

La ceramica de Delft está hecha de un tipo de barro cubierto con barniz brillante que se cuece en hornos y se pinta posteriormente a mano con decoraciones tradicionales – no sólo en color azul y blanco. La Galleria d'arte Rinascimento, situada en el barrio del Jordaan, ofrece un gran surtido de cerámicas de Delft, nuevas y antiguas procedentes de la Real Fábrica. Otro lugar para adquirir cerámica es el Jorrit Heinen Royal Gifts and Collectables, una pintoresca tienda situada bajo la Munt Toren.

Un toque personal

¿Qué le parecería llevar un souvenir a casa con su toque personal? Made by Me es un taller cerámico donde podrá ponerse en contacto de manera creativa y original con otras personas, y conocer Ámsterdam una manera diferente. Made by Me está situado en un edificio histórico junto a la Leidseplein y el Vondelpark. Quién sabe, a lo mejor tiene un Picasso dentro...qué va a ser, ¿Una taza, un azulejo, un jarrón...?S

¡La cerámica de Delft, nueva o antigua, son el souvenir perfecto para llevarse un pedacito de Ámsterdam como recuerdo!