Debido a la invención del avión y de la artillería de largo alcance, este sistema defensivo pasó a estar obsoleto ya en las últimas fases de su construcción; no obstante, los fuertes y la infraestructura se conservaron prácticamente en su estado original.

La línea defensiva de Ámsterdam fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1996.