Aunque la sociedad se disolvió en el año 1888, la función original del edificio se ha recuperado completamente en la actualidad: hoy vuelve a ser un vibrante lugar de encuentro para artistas, científicos y amantes de la cultura, conectando los mundos de la creatividad, debate internacional, políticas y negocios del ámbito nacional e internacional.