Un ejemplo espectacular de la historia y la belleza

Estas últimas se reconocen fácilmente: son esas casas cuadradas con un tejado en forma de pirámide. Tome la bici y visite sus ejemplos más destacados, como la granja “De Eenhorn”, una de las stolpboerderijen más impresionantes. A pocos kilómetros, el museo Betje Wolff cuenta con una espléndida casa parroquial amueblada en varios estilos. Aquí podrá saber más sobre el modo de vida de este escritor dieciochesco. De Rijp es un pueblecito que ha sido nombrado ‘el pueblo más bonito de Holanda’. Visítelo y en seguida comprenderá por qué.