Protección

Y sin embargo, las dunas están inextricablemente unidas a Holanda. Protegen el país contra el mar, ya que, como seguramente ya sabe, un tercio de Holanda está por debajo del nivel del mar. La vegetación hace que las dunas arenosas sean capaces de soportar las embestidas del mar. Y además, contemplar la flora y fauna hace que pasear por las dunas sea tan especial. No es de extrañar que los holandeses las cuiden con tanto mimo.

Parque natural de Zuid-Kennemerland

En la zona entre Zandvoort y IJmuiden se encuentra el parque natural de Zuid-Kennemerland (información en inglés), una extensión de unas 38 hectáreas de dunas que atrae a más de 2 millones de visitantes cada año. En este área viven cientos de especies de pájaros, ciervos, conejos y corzos, así como grandes rumiantes como vacas de las Highlands, e incluso un pequeño número de bisontes –una especie europea (muy peligrosa) que, con un poco de suerte, podrá ver desde la distancia.