Con sus edificios centenarios, calles empedradas y canales serpenteantes, la ciudad medieval de Haarlem es uno de los destinos más fotogénicos de Holanda. Fácilmente accesible por tren (a tan solo quince minutos desde la estación central de Ámsterdam), a Haarlem se le llama a menudo la “versión en miniatura” de su famosa vecina. Pero esta comparación no le hace justicia a una ciudad con un pulso vibrante que rebosa de una rica historia, estilos arquitectónicos que abarcan varios siglos, y una radiante escena cultural propia. 

El Grote Markt: el corazón de la ciudad

Esta amplia plaza situada en el corazón histórico de Haarlem se extiende a los pies de la impresionante Grote Kerk, y es la imagen de la ciudad que mucha gente reconoce. Aquí se celebran regularmente festivales, conciertos y mercados. El Grote Markt es el centro de la vida cotidiana de Haarlem, y es además una de las plazas urbanas más hermosas del país. Visítela un sábado para ver cómo el mejor Mercado al aire libre de los Países Bajos despliega sus mercancías.

Maravíllese con la histórica Grote Kerk

No puede terminar su visita al Grote Mark sin echar un vistazo al interior de la magnífica catedral de Haarlem, que data del siglo XIV. La turbulenta historia del edificio lo ha visto ser consagrado a diversos credos y sufrir daños por incendios y caídas de rayos. Y sin embargo, sus gigantescas torres permanecen erguidas sobre los tejados de Haarlem, dominando su perfil como lo han hecho durante siglos. Su interior gótico es cuanto menos impactante, y es además el lugar de Descanso eterno de varios ciudadanos ilustres, como Frans Hals y Bilderdijk.

Grote Kerk, Grote Markt 22

Súbase a un emblemático molino

Pocas vistas son más intrínsecamente holandesas que las de un molino moviendo sus aspas junto al río. Y el Molen (molino) de Adriaan es uno de los mejores ejemplos de la región. Esta impresionante torre de madera se ha convertido en uno de los símbolos definitivos de los paisajes de Ámsterdam desde el siglo XVIII, si bien el Molino existente es una reconstrucción (el original se quemó, tristemente, en 1932). El molino está abierto para visitas guiadas que incluyen espectaculares vistas a los tejados de Haarlem desde su plataforma junto a las orillas del río. 

Molen de Adriaan, Papentorenvest 1A

Haarlem molen Adriaan Geert Snoeijer

Mire a los ojos a los antiguos habitantes de Haarlem in el museo Frans Hals

El pintor del Siglo de Oro Frans Hals es uno de los hijos más ilustres de Haarlem, y su legado puede verse por toda la ciudad, aunque en ningún sitio como en el museo Frans Hals. Esta es una extensa galería dedicada al arte del Siglo de Oro y a los retratos de Hals, y el hogar de la colección más importante del mundo de retratos del pintor.  

Frans Hals Museum, Groot Heiligland 62

Frans Hals Museum Haarlem

De compras

Los holandeses han elegido a Haarlem como el mejor destino de compras del país, y basta un rápido paseo por sus calles repletas de boutiques para darse cuenta del motivo. Haarlem le ofrece todo lo que pueda imaginar: desde las tiendas conceptuales más cool hasta mercadillos tradicionales y marcas independientes, así como encantadores anticuarios y tiendas de curiosidades a la vuelta de cualquier esquina. No sorprende que los habitantes de Haarlem llamen a sus calles de tiendas «de Gouden Straatjes» (las callecitas doradas). Las calles más conocidas de Haarlem son quizá la Grote Houtstraat, la Barteljorisstraat y la Zijlstraat. Pero no se pierda la oportunidad de explorar calles más pequeñas, tan características de esta ciudad histórica, como la Schagchelstraat, la Kleine Houtstraat, la Anegang, la Warmoesstraat, la Koningstraat y la Gierstraat. Todas ellas ofrecen una selección de comercios únicos y tiendas especializadas.

Haarlem shopping street CC BY-SA 2.0 Daniel Ferrell via Flickr

Descubra los patios escondidos de Haarlem

Haarlem es famosa por sus Hofjes: patios con jardín enclaustrados, hermosos espacios verdes escondidos tras calles aparentemente modestas. La mayoría de estos hofjes datan de los tiempos medievales. Los jardines están rodeados de hospicios de beneficencia que en el pasado eran el hogar de mujeres pobres, solteras o viudas. Haarlem cuenta con 21 hofjes públicos, con edades que van desde los siglos de antigüedad (el más antiguo se fundó en 1395) hasta los más modernos. Pero estos oasis de tranquilidad, escondidos tras calles aparentemente normales, no resultan fáciles de encontrar. 

Haarlem hofje

Contemple la ciudad desde las aguas

Ámsterdam no es la única ciudad famosa por sus cruceros por los canales: Haarlem también disfruta de una conexión muy cercana con las aguas, con el río Spaarne serpenteando por el centro de la ciudad y sus varios canales y vías acuáticas rodeando monumentos y vistas centenarios. Son una manera bonita y relajante de explorar la ciudad, y una introducción perfecta antes de explorar las vistas con más detalle. Descubra más acerca del río Spaarne

Haarlem Leidsevaart sunset CC BY 2.0 Daviddje via Flickr

Disfrute de una cata de cerveza en una antigua iglesia

Ir de compras y pasear por la ciudad da mucha sed, así que asegúrese de hacer parada en esta Antigua iglesia para orar ante el altar de la cerveza. Convertida en la actualidad en una fábrica de cerveza, cafetería y sala de catas, esta hermosa iglesia es el origen de la famosa cerveza de Haarlem Jopen, que se fabrica siguiendo recetas medievales locales. 

De Jopenkerk, Gedempte Voldersgracht 2

Haarlem Jopenkerk

Visite la casa de Corrie ten Boom

Durante la II Guerra Mundial, la familia ten Boom proporcionó un lugar de escondite para los judíos y miembros de la Resistencia en su residencia en la Barteljorisstraat de Haarlem. La familia fue traicionada, encarcelada y deportada a campos de concentración. Corrie fue la única superviviente de este infierno. Su vivienda es hoy un importante museo y conserva casi en su totalidad, su apariencia tal y como era en los años 40. Los visitantes del Corrie ten Boomhuis pueden ver el lugar de escondite situado tras una pared falsa en su dormitorio, donde escondió a judíos y otros fugitivos de las fuerzas de ocupación nazis. 

Corrie ten Boomhuis, Barteljorisstraat 19

Vaya en bicicleta a la playa

Con el Mar del Norte, las playas de Bloemendaal y el pueblecito costero de Zandvoort a poca distancia en bicicleta, la costa está a un tiro de piedra de Haarlem, y resulta un paseo muy agradable entre kilómetros de dunas naturales. Si tiene suerte, puede que vea reses de la raza Highland mientras recorre los serpenteantes carriles para bicicleta. En los meses de verano, los clubes costeros de Zandvoort y Bloemendaal rebosan de actividad, mientras que en los meses de invierno sus rutas de senderismo son una vía de escape llena de serenidad y belleza. Descubra más acerca de visitar las playas de Ámsterdam

Amsterdam Family cycling in dunes Rob Verhagen