Con espectaculares monumentos de casi 800 años, como el Amsterdamse Poort y la Sint-Bavokerk, no sorprende que tantos artistas del Siglo de Oro quisieran capturar su belleza. Las pinturas de Frans Hals, uno de los artistas holandeses más importantes, pueden admirarse junto a las otros contemporáneos en el Frans Hals Museum. Y por supuesto, Haarlem también ha tenido un impacto en tiempos más recientes: su estación de tren estilo «Jugenstijl» es uno de los ejemplos más bellos del país, y la ciudad rebosa de fantásticas cafeterías, tiendas y restaurantes.