Pasa por el río Amstel, que tiene su origen en Ámsterdam, y disfrutarás de una vista preciosa y variada. El paisaje extenso de los pólderes, las grandes casas rurales, los pueblos históricos, las iglesias y los muchos restaurantes y bares pequeños situados en el agua, añaden un encanto especial a tu visita en Ámsterdam. Alquila una bicicleta en la estación de trenes de Amstel en Ámsterdam y sube al ferry de forma gratuita, lo que es un espléndido principio de una excursión variada.