Seamos honestos

La prostitución ha contado con una larga tradición de tolerancia en Ámsterdam. Aquí la seguridad es algo clave. Además de trabajar en la prevención de la prostitución forzada, el objetivo ha sido siempre adoptar un enfoque abierto y honesto. Las trabajadoras tienen su propio sindicato, amplia protección policial, un centro de información (también abierto a los visitantes), controles médicos regulares y estándares profesionales. El centro de la ciudad de Ámsterdam tiene una imagen romántica. Pero más allá de esta imagen emocionante, poco convencional y en la que ‘todo vale’, se esconde una realidad muy diferente: una realidad que a veces incluye la trata de blancas y la prostitución forzada.  Algo contra lo que la ciudad y el Departamento de Justicia luchan incansablemente.

Cambiando el corazón de Ámsterdam

El ayuntamiento de Ámsterdam trabaja está creando nuevas oportunidades para darle un nuevo futuro al centro de la ciudad. El proyecto 1012 tiene como objetivo eliminar el crimen y la corrupción en el centro histórico, reduciendo el tipo de negocios propicios al crimen y permitiendo la prostitución en dos zonas determinadas. En colaboración con los residentes, propietarios de negocios e inversores locales, el ayuntamiento trabaja para reforzar el carácter único de este área y estimular su renovación económica. Leer más sobre el proyecto 1012: En construcción.

Visitar el barrio rojo

Lo mejor es ir de dos en dos o en grupos, ya que esta zona también está frecuentada por individuos indeseados. Pasee sus calles, y conozca de primera mano los claroscuros de este barrio.

¡No todo vale!

En el Barrio Rojo hay ciertas reglas que garantizan la seguridad de prostitutas y visitantes. Está prohibido sacar fotos a las mujeres, y esto es algo que se cumple a rajatabla. Aunque es una zona muy vigilada, tenga cuidado con los carteristas. Éstos tienden a actuar sobre grandes grupos distraídos.Le recomendamos que esté atento a sus pertenencias, y que no lleve nada de valor encima. Tenga en cuenta que en este barrio también viven familias normales que se levantan temprano para trabajar...así que por favor, ¡respete su barrio y no grite o cause molestias!

Progresiva transformación

En los años 60 la prostitución experimentó un gran crecimiento, llegando a contar con 8.000 prostitutas en activo. Sin embargo, esta tendencia se ha invertido en los últimos años. En 2006 el ayuntamiento de la ciudad decidió actuar más duramente contra el crimen organizado, cerrando varios prostíbulos cuyos dueños estaban procesados por prácticas de blanqueo de dinero. En su lugar han abierto talleres para jóvenes diseñadores. Todos los años se celebra el Red Light Fashion festival, donse se pueden ver las creaciones de estos jóvenes talentos.