Escenarios del jazz legendarios en Ámsterdam

La Bimhuis es considerada una de las mejores salas de jazz del mundo. Abrió sus puertas en 1974 en un local cerca de la Waterlooplein, en lo que fue un antiguo expositor de muebles, y se ha ganado una fiera reputación a lo largo de las décadas. Desde 2005 es parte del Muziekgebouw aan ‘t IJ, con una sala dedicada al jazz que sobresale sobre el río IJ. Este elegante espacio con 225 butacas y espacio para 150 personas de pie, tiene una acústica fabulosa tanto para artistas amplificados como sin amplificar. Los más garndes intérpretes de Nueva York, Chicago, Londres, Escandinavia y Asia siguen eligiéndola como una parada muy importante en sus giras internacionales.

Jazzeando y ritmeando por la ciudad

Café Alto es el centro del jazz por antonomasia en Ámsterdam. Este pequeño “café marrón”, situado justo al salir de Leidseplein, atrae a los apasionados del jazz de todos los lugares del mundo a Ámsterdam. El famoso saxofonista holandés Hans Dulfer actúa aquí regularmente, a veces acompañado por su talentosa hija, Candy Dulfer. Otro centro del jazz de Ámsterdam, el Cotton Club, le hará sentirse como en el famoso club del Harlem. Otros imprescindibles son Bourbon Street y el Maloe Melo, para los heroes del blues o sesiones informales de “jam”. Si busca una cultura musical con una cara más fresca, consulte escenarios modernos como el MC Theater o el North Sea Jazz Club. Y si quiere explorar los ritmos del mundo le recomendamos una visita al Podium Mozaik, al oeste de la ciudad.