Club multifacético

Con sus grandes cortinas rojas de terciopelo, la sala principal de la Sugarfactory sirve a su vez como escenario de teatro. Tras su renovación en 2012, la Sugarfactory también cuenta con un pequeño escenario que sirve de trampolín a los talentos emergentes.