Lo mejor de Ámsterdam en 3 horas o menos

Las sugerencias que encontrará a continuación son ideales para una visita turística rápida de mañana o de tarde por Ámsterdam. Necesita al menos tres horas para ello, pero si tiene un horario más apretado, puede elegir una sola atracción. Si va a volar, no olvide dejar tiempo suficiente para volver al aeropuerto.

Crucero por los canales

Diríjase a la Estación Central o a cualquiera de las paradas de cruceros por los canales que hay en Ámsterdam. Un crucero le dará una introducción rápida pero concienzuda de la ciudad. Tiene por ejemplo el Crucero 100 Highlights.

Flores y recuerdos

En el mercado de las flores flotante de Ámsterdam podrá fotografiar el producto de exportación más icónico de Holanda. También es un lugar perfecto para elegir recuerdos «kitsch» como zuecos o llaveros con molinos. Si prefiere llevarse ropa, zapatos o artículos para el hogar, los distritos comerciales de Kalverstraat, Leidsestraat y las Negen Straatjes (nueve calles) se encuentran a poca distancia a pie del mercado de las flores.

Una dosis de cultura

En los museos y atracciones de Ámsterdam entrará en contacto con su rica cultura. Para limitar su visita a una hora o menos, elija alguno que sea relativamente pequeño y que no suela tener colas. Dependiendo de sus intereses le recomendamos el Amsterdam Museum (historia), el Begijnhof (pacífico jardín oculto), FOAM o la Huis Marseille (fotografía), Ons’ Lieve Heer op Solder (iglesia clandestina escondida en un ático), Rembrandthuis (arte) o algunas de las casas museo junto a los canales (la vida en el Siglo de Oro).

El sabor del Ámsterdam típico

¡No se vaya de la ciudad sin probar una bebida o refrigerio holandés! En Wynand Fockink puede degustar licor de frutas o ginebra, o también puede hacer parada en De Prael para probar una espectacular cerveza elaborada en el corazón del Barrio Rojo. También puede «achisparse» en un típico café marrón y probar además las bitterballen como aperitivo tradicional. Si es demasiado temprano para una bebida, visite un restaurante de tortitas o compre unas friet (patatas fritas) con mayonesa en un cono de papel, o pruebe el arenque crudo en un puesto de pescado tradicional.

Aunque sea muy tentador quedarse más tiempo, ¡no pierda de vista el reloj para no perder el transporte a su próximo destino! Quizá después de esta breve introducción se anime a planear su próxima estancia en Ámsterdam, esta vez, con más tiempo.