1 : Planifique y reserve

Es increíble pasear por Ámsterdam y disfrutar de aquello que aparezca por delante. Pero si tiene el lujo de poder hacer reservas para entradas a museos y otros puntos, lo más conveniente es llegar cuando quiera y evitar las colas en las taquillas (tenga cuidado y siga las indicaciones hacia la puerta correcta) . Incluso si se forma una pequeña cola, será bastante más corta y rápida que la cola en la taquilla de ventas . Muchos lugares ahora aceptan la entrada digital en su teléfono (compruébela antes para estar seguro) . Y no se olvide de la tarjeta I amsterdam City, que ofrece una amplia variedad de beneficios especiales e incluye el transporte público gratuito para ayudarle a sacar el máximo provecho.

2 : El tiempo está de su lado


Tenga en cuenta que muchos museos de Ámsterdam no sólo se adhieren a la rutina de nueve a cinco. El Museo Van Gogh está abierto todos los viernes por la tarde hasta las 22:00. ¿Por qué no llegar alrededor de las 17:00 un viernes? El museo está más tranquilo ya que las multitudes se dispersan para la cena , lo que permite momentos más íntimos y relajados para disfrutar de las obras de arte. Y si se visita con una tarjeta I amsterdam City, incluso se puede usar para saltarse las colas de la entrada. Una vez que ha terminado el tour artístico, tómese algo en el restaurante y luego a disfrutar de la programación que ofrecen los viernes noche, incluyendo actuaciones y DJs. Asimismo, el Stedelijk Museum está abierto hasta las 22:00 los viernes y el museo de fotografía Foam está abierto hasta las 21:00 los jueves y viernes. Compruebe siempre los páginas web de los museos más populares para estar informado de las horas de apertura extra y de los eventos especiales.

3 : Aproveche al máximo el Rijksmuseum


El Rijksmuseum
reabrió su edificio principal en 2013 después de una larga restauración y las multitudes siguen acudiendo en masa a verlo!. El museo hace saber que abril, mayo y agosto son los meses con más afluencia y que el viernes, sábado y domingo son de lejos los días más populares. Como tal , los tiempos de espera pueden ser alrededor de 30 minutos . Pero si te deseas visitar el museo con algo más de espacio, un consejo es llegar puntual a la hora de apertura ( 09:00) o al final de la tarde (después de las 15:00). Lamentablemente no se puede ver la colección completa en un día y mucho menos en dos horas , pero si usted vive en los Países Bajos considere obtener un Museumkaart para poder visitarlo a menudo y siempre que lo desee. Y si las multitudes te sacan demasiado de tus casillas , el hermoso jardín del Rijksmuseum es un lugar ideal para relajarse.

4 : Viva la experiencia de Ana Frank


La historia de Ana Frank es conocida por todo el mundo así que siempre hay una gran demanda para visitar la propiedad a la ladera del canal donde la joven se escondió durante la guerra. A lo largo del año es común ver las colas que van más allá de la esquina, a menudo con 45 minutos o más de espera . El consejo aquí es comprar la entrada para la Casa de Ana Frank con antelación , pero hay un número limitado de entradas disponibles – reserve su entrada electrónica ,al menos una o dos semanas antes de su visita . También vale la pena acercarse casi de noche – en julio y agosto, puesto que el museo está abierto hasta las 22:00; en abril, mayo , junio, septiembre y octubre hasta las 21:00. Por supuesto, aunque tenga que hacer cola, la vista de la cercana Westerkerk y Prinsengracht son igualmente una parte de la experiencia de Ana Frank .

5: Vea la ciudad en bicicleta


Montarse a las dos ruedas y dejar que la ciudad pase por delante de su vista es algo especialmente típico de Ámsterdam. Pero si no eres un ciclista frecuente y no sabes los caminos, las calles llenas de gente y bullicio en torno a los puntos más céntricos , como la plaza Dam y Leidseplein pueden ser intimidantes. Su mejor opción es visitar uno de los especialistas de la ciudad en visitas guiadas en bicicleta. No sólo va a tener un experto para asegurarse de que la bicicleta es buena, también tiene la garantía de ver todos lugares de mayor interés, evitando situaciones de tráfico peligrosas. Y si la sola idea de la bicicleta en medio de los coches y tranvías acelera su pulso, eche un vistazo a la variedad de tours por el campo. A tan sólo 20 minutos del centro de la ciudad puede encontrar espaciosos campos y los molinos de viento , granjas tradicionales y los fabricantes de zuecos.